Glosario

Para encontrar mayor información de los temas mencionados a continuación se recomienda consultar el libro “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales – DSM 5- disponible en internet.
 

A continuación encontrará una definición didáctica de algunos de los temas en los que un terapeuta formado en el enfoque cognoscitivo conductal tiene una mayor experiencia y conocimiento de intervención o énfasis. Este link no expone toda la sintomatología relacionada con cada uno de los trastornos mentales, presenta una definición que permita conocer lo esencial acerca de las temáticas que son abordadas por un terapeuta en su intervención psicológica, por ello es importante al llevar a cabo la primera consulta el poder determinar si usted debe ser remitido a una consulta presencial con un psicólogo clínico o si es posible dar paso a la asesoría y el acompañamiento vía online.

De otra parte, algunas de las temáticas que son abordadas desde la asesoría o el acompañamiento psicológico online son: las diferentes crisis de la vida que se presentan ante la migración por procesos de cambio o por el ciclo vital que se atraviesa, los problemas de relación binacional o no, problemas laborales, discriminación, apoyo en la orientación profesional, desarrollo o entrenamiento en habilidades sociales en contextos nuevos, autoeficacia personal, manejo del estrés o por exposición y afrontamiento a situaciones difíciles, nostalgia, tristeza, intervención en indecisiones, elaboración de perdidas y/u otros eventos.

En niños y adolescentes:
  • Trastorno negativista desafiante

    Comportamiento negativo y desafiante, desobediente y hostil, dirigido a las figuras de autoridad caracterizado por la cólera, incumplir ordenes, acusar a otros de los errores y mostrar actitudes rencorosas y/o vengativas, entre otras.

  • Trastorno de ansiedad por separación

    Ansiedad excesiva relacionada con alejamiento de un sitio o personas importantes de referencia, a quienes el sujeto está vinculado. Esta ansiedad afecta el campo social y/o académico.

  • Mutismo selectivo

    Incapacidad persistente de hablar en situaciones sociales específicas, no relacionas a dificultades propias del habla o inmersión en un país de habla extranjera o primer mes de escolarización. 


 

En adolescentes y adultos:
  • Episodio depresivo mayor

    Al menos dos semanas con presencia de ánimo deprimido o una pérdida de interés o placer en casi todas las actividades acompañado de irritabilidad, cambios de apetito, hábitos de sueño y falta de energía; dificultad para pensar y pensamientos recurrentes de muerte, planes o intentos suicidas. 

  • Episodio maníaco

    Período con estado de ánimo elevado por el aumento de la autoestima, disminución de la necesidad de dormir, lenguaje continuo e innecesario, fuga de ideas, distraibilidad y  agitación psicomotora.

  • Episodio mixto

    Se presenta las sintomatologías para un episodio maníaco y para un episodio depresivo mayor. El sujeto experimenta estados de ánimo que se alternan con rapidez (tristeza, irritabilidad, euforia). Los síntomas suelen incluir agitación, insomnio, alteración del apetito, síntomas psicóticos e ideación suicida. La alteración debe ser suficientemente grave como para provocar un deterioro social o laboral importante.

  • Episodio hipomaníaco

    Importante aumento de la eficiencia, los logros y la creatividad acompañado de actos impulsivos como compras desmesuradas, conducción temeraria e inversiones económicas poco razonables.

  • Trastorno depresivo mayor

    Uno o más episodios depresivos mayores que pueden derivar, cuando se agravan o se repiten con frecuencia en un curso clínico.

  • Crisis de angustia

    Aparición súbita de síntomas de aprensión y terror, acompañados de sensación de muerte inminente. Durante estas crisis también se observan síntomas fisiológicos como sudoración, opresión, malestar estomacal, sensación de asfixia y miedo a perder el control.


  • Agorafobia

    Ansiedad producida por la necesidad de evitar lugares o situaciones de las cuales se considera difícil salir y encontrar ayuda generaría sentimientos de abandono y minusvalía.

  • Trastorno de angustia

    Crisis de angustia inesperada con preocupaciones persistentes por la posibilidad de padecer nuevas crisis de angustia y por sus posibles implicaciones o consecuencias.

  • Fobia específica

    Presencia de un miedo intenso y continuo a objetos o situaciones específicos que da lugar a una respuesta inmediata de ansiedad y/o crisis de angustia.

  • Fobia social

    Miedo y ansiedad ante situaciones sociales por temor a estar en posiciones embarazosas, generando crisis de angustia. Este temor es reconocido como exagerado o irracional.

  • Trastorno obsesivo-compulsivo

    Obsesiones o compulsiones continuas que conllevan pérdidas de tiempo significativas y provocan a su vez deterioro social, familiar o laboral. Las obsesiones se definen como “ideas, pensamientos, impulsos o imágenes de carácter persistente que el individuo considera intrusas e inapropiadas y que provocan una ansiedad o malestar significativos”.

  • Trastorno por estrés postraumático

    Aparición de síntomas específicos físicos y psicológicos posteriores a un acontecimiento estresante y extremadamente traumático, como ataques personales, secuestro, ser víctima de desastres naturales o provocados por el hombre, accidentes automovilísticos graves o diagnóstico de enfermedades potencialmente mortales. En los niños, acontecimientos traumáticos relacionados, por ejemplo, con experiencias sexuales inapropiadas para su  edad, sin que se requiera violencia o daño reales. Se presentan síntomas de ansiedad, sobreactivación ante estímulos o situaciones similares al evento original, irritabilidad  y desolación.

  • Trastorno por estrés agudo

    Aparición de ansiedad y síntomas disociativos subsecuente a la exposición a un acontecimiento traumático de carácter extremo.  Embotamiento, desapego o ausencia de la realidad y despersonalización.

  • Trastorno de ansiedad generalizada

    Ansiedad y preocupación excesiva, de duración  superior a 6 meses, con estados constantes de preocupación, inquietud, fatiga precoz, dificultades para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y trastornos del sueño.

  • Trastorno de somatización

    Patrón de síntomas somáticos, recurrentes, múltiples y clínicamente significativos, no explicables completamente por la presencia de alguna enfermedad conocida o por los efectos directos de una sustancia. 

  • Trastorno de conversión

    Presencia de síntomas o déficit que afectan las funciones motoras o sensoriales y que sugieren un trastorno neurológico o alguna otra enfermedad médica asociada a factores psicológicos.

  • Hipocondría

    Preocupación y miedo, no fundados,  a padecer una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de uno o más signos síntomas somáticos.